Depende de para quién, los videojuegos (no) son cultura.

EL día 23 de Julio era la inauguración de los JJ.OO. de Tokio 2020(celebrados en 2021). En un país como Japón, todos esperábamos un dispendio de robots, samuráis y … videojuegos.

La ceremonia no tuvo el despliegue que muchos esperábamos. Probablemente porque más que focalizarse en lo que es Japón como cultura lo hizo en la unión tras la pandemia. Creo que nadie duda que todo habría sido distinto de no haber pasado por una.

Nos vamos a detener en un momento clave y en como la retransmisión española de RTVE: Radio Televisión Española (televisión pública nacional en España) trató esta parte respecto a las otras.

Durante toda la ceremonia el locutor de RTVE iba comentando lo que aparecía en pantalla (muchas veces molestando el espectáculo), explicando el significado que tenía más allá. También explicaba los aspectos culturales que se representaban, dando nombres, épocas, anécdotas y un sinfín de aportaciones que dotaran de sentido y profundidad a lo que veíamos.

En el momento del desfile de deportistas, empezaron a sonar bandas sonoras de videojuegos que, en mayor o menor medida, eran reconocibles para la gente afín a los videojuegos. En este momento, parece ser que a los comentaristas de RTVE no les pareció cultura ya que, como si se tratase de una lista aleatoria de las que ponemos en spotify para trabajar de fondo, obviaron completamente lo que sonaba. No les merecía el más mínimo interés. En una de las conexiones con el corresponsal en Japón, a esta corresponsal le da por decir;

  • “La música que está sonando es de videojuegos famosos en Japón. ¡Pero famosísimos!

Poco o nada pareció importar a los comentaristas en plató ya que lo obviaron hasta que lo mencionan más tarde en la retransmisión;

  • “Bueno pues este es el desfile con música de videojuegos famosos” (No son palabras literales, pero no fue nada más allá)

Podemos deducir que esta parte no la consideran cultura y no se merecía ese trato para RTVE, ya que no hubo menciones, ni aclaraciones, ni tan siquiera un comentario si la música era o no de alguna forma. Nada, era ese hilo musical de relleno para ellos.

Podemos ver la diferencia de criterios. Mientras en España ni se reconoce ni es digno de comentario, en Japón decidieron que fuera parte de un evento Olímpico.

Nadie esperaba que el trato fuera especial o que sintiera lo que otras personas, que consideramos esas canciones parte de la banda sonora de nuestra vida, sintiera. Pero como mínimo, que le hubieran dado un trato de cultura y hubieran comentado que forma parte de ésta tanto en Japón, como en el resto del mundo.

Pongo la setlist de la música que sonó en el desfile por si alguien quiere valorar si es digno de llamarse cultura o no:

Recuperada de Twitter